AMOR ANIMI ARBITRIO SUMITUR, NON PONITUR.
Elegimos amar, pero no podemos elegir dejar de amar.

Publio Sirio

SiempreConmigo...

sábado, 14 de abril de 2018

CUENTO LAS PALABRAS




Photograph by Sarah Moon




Cuento las palabras

esas que callamos

esas que tanto deseas
esas que no te escribo

las cuento una y otra vez
interminablemente

sabiendo además que
son casi una plegaria
en la que creo



las cuento
una a una

sin pudor
y sin prudencia

minúsculas y descaradas
que se posan valientes
apoderándose del poema


sin mirar atrás

sin pedirte nada
como nada nunca
te he pedido

con el asedio ahora
de los recuerdos
y los labios pintados
maldito sabor
el de la sed

las cuento

contra
el coquetear
del tiempo
ese animal
que nos desata, 
y contra la ausencia
esa gran furcia invisible
que teje para desnudarnos


desde la imposibilidad
del guante izquierdo
enamorado

tan a menudo, Julio
casi como un dios

y te las cuento

contra tus manos frías
cuando no me recorren
contra tus verdades
contra tu amor
cuando me miras
cuando me ves
sonreír.




Cuento los versos
esos que no te escribo
como si pudiera acaso
de un sueño hacer historia
y crecer entre las ruinas
de otro nuevo siglo
que siempre nace libre

de unas guerras heredadas
que sentimos como nuestras
sin serlo

como la flor que lucha
aunque débil por salir
siempre de las sombras
por brotar como la luz
a borbotones en primavera
ente los escombros y el pecho
de los nuevos proyectos
que al fin y al cabo
son nuestras vidas

vidas diminutas vidas libertarias
que respiran valientes al ritmo
ordenado desordenado

de un mundo
derramado
casi anárquico
que parece nuestro
sin serlo

que nada puede y que puede con casi todo
que nada dice cuando todo nos lo susurra.




Cuento los besos
y las caricias,
todos los me diste
y las que quedaron sin dar,
cuando se nos arrodilló
la pasión
sobre las sábanas

al primer instante

cuando tus manos
se detuvieron
y la música

y las nubes quedaron sin brisa
y sin respiración, la razón

que hasta las olas del mar
dejaron de bailar

para que el deseo
pudiera lamernos
casi como un dios
a recorrernos
con su lengua
hasta abrasarnos
hasta devorarnos
hasta casi dejar de existir

hasta parar el mundo
a nuestros pies
descalzos
en la orilla
enredados
de una cama
derretida.




Y cuento todas tus miradas
las inseguras y las firmes
y tus gestos previos
y tu tranquilidad

la de después
del mar

y quisiera que el papel
fuera suficiente para guardarte
y acaso aguardar tu regreso
para atesorar lo que no cuento
en silencio desde que te fuiste

pero es un lugar escaso
obsceno y obscuro
donde sentir miedo
no será suficiente

así es que desordeno
pausadamente cada uno
de los presentimientos

y me entrego desnuda
a la guerrilla diaria

y ofrezco mi alma,
que es cuanto poseo,
al porvenir
casi en sacrificio

al capricho
que es el destino

confiando en que él,
mejor que yo,
sabrá confesarte
todo lo que no quiero
y todo lo que te quiero contar


todo
lo que
te quiero.





10 comentarios:

  1. Me gusta Nieves. Me parece mas elaborado y con más sentimiento que otros tuyos que he leído. El final me parece precioso!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que me ha costado más trabajo que otros, y que es mucho más extenso. Como escritora soy consciente, pero como lectora aún no soy capaz de valorar el resultado, ha de pasar más tiempo. Y soy de las que pienso que en el poema es indispensable un buen final, al menos un final interesante.
      Muchas gracias por leer y por comentar, besin Victoria

      Eliminar
  2. Creo que hay que leerlo muy despacio. Los versos Son como una escalera sublime que espera en cada paso y arranca de nuevo, un sentimiento y otro y otro.
    Es guapo, es hermoso, Nieves.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. escaleras, siempre, que suben y que bajan y que regresan y escaleras de caracol, y escaleras sin fin, mis pobres versos que caminan por escaleras imposibles de Penrose a menudo...
      Cuento palabras como se cuentan los escalones, con el deseo y el anhelo y el cansancio y la incertidumbre y la pasión por llegar. Aunque no vayas a llegar jamás.
      Es guapo escribir, y saber que me lee, y dejar estas 4 ideas en la escalera para que las encuentre cualquier otro dia cuando regrese usted, Sr Kenit
      ;-)

      Eliminar
  3. Creo que es un gran poema y debería figurar en una antología.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿para qué sirven las antologías...? La poesía nace sin su permiso, así ha sido siempre, y espero que así sea.
      Muchas gracias por el comentario, Fabrizio Salina, pasa el tiempo y es un honor que me sigas leyendo. Quizás ese sea el sentido de escribir, o no, quién sabe...
      Besin

      Eliminar
  4. Tus versos son para leer y releer
    Ellos me envuelven y me transportan
    No es mi lectura favorita pero con tus versos disfruto mucho
    A continuar escribiendo querida amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si he conseguido que leas y releas, sin ser la poesía tu pasión, me doy por satisfecha, es más, creo que incluso me permitiré presumir un poquito de ello delante del espejo, y ponerme coloradina ;-)
      Sí, es cierto, mis versos juegan, suben y bajan, caminan y regresan... Lo sé. Y me gusta !
      Gracias por tu comentario, un abrazo ;-)

      Eliminar