AMOR ANIMI ARBITRIO SUMITUR, NON PONITUR.
Elegimos amar, pero no podemos elegir dejar de amar.

Publio Sirio

SiempreConmigo...

domingo, 7 de diciembre de 2014

COMO UN INSTANTE

Something Under Her Skin by Max Richter on Grooveshark

"Hoy la lluvia se equivoca.
No hay ninguna sospecha.
Estás aquí, no puedo decirte dónde.
Es un latido que escucho como un presentimiento
de que eres tú"
Kenit Folio.

Foto: Miss Cakahuette



A veces no estás,

te vas para poder
cada vez regresar
a ese extremo lugar
que es de nadie
y nuestro,


a veces no estoy,

porque no puedo,
acaso mi revolución
tu excomunión
quizás,


pero
siempre
tan juntos
escapando,
pisando luna firme

formulando deseos
para estrellas
que suspiran
fugaces,

fumándonos
la hipocresía
y la vida
de par en par

a menudo
perdidos
por callejones
sin esquinas
ni canciones
y otras averías,

construyendo
un puente colgante
y en la puta grieta,
un poema
un hogar

de piel
de verdad

y
no
más,

poder así
ver amanecer
en tu pecho fiel
y en la lealtad
de mis pechos,

ahí donde dejan de latir
todos los presentimientos.






A veces vamos,
a ese ningún sublime lugar

a intentar,

en silencio infinitivo
y por un solo instante,





amar.










3 comentarios:

  1. Siempre te reflejas en tus poemas, pero en este aprecio más tu personalidad tal y como te he conocido, con el amor, la sensibilidad y la inconformidad que hay en tu interior. Nada como esta excelente lectura, como este excelente regalo, para empezar en mi caso el domingo. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Desde mi modesta opinión, el recurso de la rima asonante le da una musicalidad irresistible, pero el fondo del poema no es menos merecedor de elogio si se tiene en cuenta la profundidad de lo fugaz. El lapso de lo perenne. Y más con ese ritmo que dan los acentos en los versos cortos al instante del que hablas. Ese instante que contiene toda la eternidad.

    David Revert

    ResponderEliminar
  3. Siempre me gusta como vas hacía el amamnecesr, y los silencios cortos, los versos -y no más-
    sencillos, casi tres palabras, o, -de piel de verdad-, de esa que a ti te alienta, de la que tu sientes. Y luego siempre la eternidad como un tránsito, los presentimientos también, todo junto, un gran poema.

    ResponderEliminar