AMOR ANIMI ARBITRIO SUMITUR, NON PONITUR.
Elegimos amar, pero no podemos elegir dejar de amar.

Publio Sirio

SiempreConmigo...

lunes, 18 de agosto de 2014

SENTIR, EL INFINITIVO

A pesar suyo, la ternura
 y la complicidad es nuestra.


Foto: Miss Cakahuette


Estar en ti
cuando no estás,

imposible no desear
                             te

una y otra vez

no comerte
ni pintarte
la boca

de latidos
calientes

la marea que sube,
que arde en los labios,

y otros movimientos
de pasional cadencia,
que acaban siempre
convirtiéndose
en caricia,


ni acomodarse
en tu pecho
vehemente

preludio
de tantos besos
de tanta geografía

de tus manos frágiles
culpables de abrir
la puerta de atrás,

y tantas de mis dudas,


al estar en ti
cuando
          maldita sea
                           no estás,



imposible no soñar
                            te

acá y más allá
presente
en la cama donde,
atolondrada,

sentir, siento

que te amo
que te desato
que me haces
el amor

que te sientes
                    libre

que me haces

ser

más que poema
y más que mujer,
mucho más
que alma
y aire,

acaso otra vida

al fin volver a estar en mi
más allá de la sempiternidad
y de su falso amante amor.




Y eso que a veces
nos lo parece,

no saber
al despertar,

en infinitivo

en silencio,



sentir.







2 comentarios:

  1. Qué guapo, Nieves. Son como martillazos en el corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son los latidos en el yunque... gracies Sr Kenit ;-)

      Eliminar