AMOR ANIMI ARBITRIO SUMITUR, NON PONITUR.
Elegimos amar, pero no podemos elegir dejar de amar.

Publio Sirio

SiempreConmigo...

viernes, 20 de abril de 2012

SON NUESTROS





No sé en
que instante
me olvidé
de los niños
que no sonríen.

No sé en
que momento
cerró los ojos
este mundo y
les robó la vida.

No sé en
que modo
de qué manera
podría arrodillar
a los culpables.

Ni sé en
qué lugar
de mi alma
esperar la
               revolución
en qué sitio
posar ese dolor
de saber aún
de mis niños
tristes,
de mis niños
mutilados,
de mis niños
asediados,
de mis
niños

muertos.



5 comentarios:

  1. Gran poema.
    Sabes lo triste es que los niños son niños en cualquier parte del mundo. Igual de indefensos, igual de soñadores, con las mismas ganas de jugar. Qué tristeza jugar con la libertad y la dignidad de un niño.

    ResponderEliminar
  2. Estas triste?Los niños y los sueños tienen mucho en común...
    Son nuestras proyecciones!Esta vez me hé quedao...de esa manera...me entiendes?

    ResponderEliminar
  3. Debemos saber gestionar la tristeza, a nuestro favor: para que no haya olvido, para luchar, para creer que podemos cambiar, para defender la vida de todos esos niños. Claro que podemos !

    ResponderEliminar
  4. Cuánto mal recibieron los niños que de adultos causan dolor a otros niños. Aunqeu fuera en forma de caprichos concedidos. Ellos representan el peor de los mundos posibles, aquel en que el hombre no pudo vencer al rencor.

    ResponderEliminar