AMOR ANIMI ARBITRIO SUMITUR, NON PONITUR.
Elegimos amar, pero no podemos elegir dejar de amar.

Publio Sirio

SiempreConmigo...

domingo, 15 de enero de 2012

LA ESQUINA FRIA DE LA CAMA ♥

como dice Lin, menudo bybak de bruja... jajaja

   Todas las camas tienen, al menos,  una esquina fría.
   Esa donde no te quieren, o al menos, donde no te han querido.
   Aunque muchos recordamos que estaba, aún mas fría, si es que cabe ese grado de congelación, cuando dormíamos con -esas- personas.
   Nada que no supiéramos solucionar, ya ves.
   Hoy solamente están fríos unos centímetros cuadrados en la esquina, algunas noches más, otras madrugadas menos. Y ni edredón ni radiador ni nada. Sigue siendo tan gélida como antaño.
   El sofá, en cambio, es buen amante en estos casos de friolera. Ya ves. Te abraza, te arropa, te mima, te acaricia sin dedos, te acoge sin esperar nada a cambio. Te permite soñar, como bien dices, lo que de otro modo no nos atrevemos a palpar. Te cambia miedos por sueños, te vuelve las pesadillas en días futuros soleados, te alimenta el alma cuando tu la sientes vacía. Te recuerda que la primavera volverá y dejará de llover y que tienes montón de cosas que escribir y alguna que otro corazón que besar.Pero no deja de ser un sofá.
   Colecciono noches huyendo de esas esquinas, en fin, demasiadas, quizás. El ordenador cerca siempre, mi música, tabaco, una buena taza de cafeconlechetempladoydosdeazucar, le tele encendida sin volumen, un buen libro, el correo y la blackberry... y tus flores ya secas a la espalda y mis plantas, algunas tuyas que sé que me lees, mis compañeras, delante, mirando por la ventana lo que estas tardes de invierno otros no queremos saber. Todo ayuda.
   La cama de Bruxina tiene muchas esquinas y muchos almohadones suaves y mullidos, tiene edredones de plumas de muchos colores, y huele a limón y a lavanda y a bosque después de llover. Mi cama, que es tuya en mis sueños también, no conoce la oscuridad ni la mentira, te mece con ternura y magia cuando no puede dormirse el guaje que llevas dentro y te despierta con sonrisas al llegar el sol. Es una cama espléndida y generosa y desprendida y solidaria, en estéreo, con canciones que solamente están de moda en tu pecho que palpita cuando las escucha. Llegar hasta élla no es fácil, y lo frecuente es perderse en el camino, buscándola.
   Suspendida, ya lo ves, cama colgante, para que no acceda cualquier bichejo vil. Y las escaleras, solamente para quién yo deseo. Ni príncipes ni dragones. Así porque somos plebeyas, de corazón humildemente raptado-rescatado-y siempre preparadas para el siguiente secuestro, y porque somos, por supuesto, republicanas.
   Fundamental saber gestionar las ausencias.
   Esencial, quererte de verdad, y sin tapujos.
   Esta noche yo también te haré sitio en el sofá. Aunque no haya sitio ni para mi misma. Quién sabe, quizás tengamos suerte y encontremos el camino hacia ella. En fin, la cama de Brux.

3 comentarios:

  1. el sofa es eso el sofa, el lado frio de la cama sigue estando ahi ainssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. No le llames sofa, llamale Limbo porque esa cama debe de ser el Paraiso!

    ResponderEliminar
  3. una buena bruxina debe tener amigos hasta en el -limbo- jajaja Se llamen como se llamen, tengan cara de sofá o dedos de pulpo. El caso es la temperatura. O no. Lo que tiene claro el demonio es que ni mi cama ni mi alma tiene venta... algo es algo ;)

    ResponderEliminar