AMOR ANIMI ARBITRIO SUMITUR, NON PONITUR.
Elegimos amar, pero no podemos elegir dejar de amar.

Publio Sirio

SiempreConmigo...

jueves, 15 de diciembre de 2011

BLADE RUNNER - TEARS IN RAIN

 "Blade runner"
Director: Ridley Scott 1982
Interpretes: Harrison Ford ( Rick Deckard ), Rugter Hauer ( Roy Batty ), Daryl Hannah ( Pris ), Sean Young ( Rachael ), Edward James Olmos ( Gaff )

Deckard, ex - miembro de una brigada especial de la policía, los Blade Runner, que es obligado a reengancharse en una nueva misión. Se trata de dar cazar y eliminar a un grupo de REPLICANTES Nexus 6, con cualidades de fuerza sobrehumana, adaptados a las situaciones más extremas, y que trabajan como esclavos sin derechos civiles ni políticos en las colonias del espacio exterior, y su vida queda prefijada a unos escasos cuatro años desde su creación, condenados a una muerte prematura.
Deckard debe darles caza, mientras el grupo de Replicantes investiga su origen e intenta encontrarse con su creador, Tyrell. Mientras, contemplamos la absoluta soledad de Deckard, que comienza a interactuar sentimentalmente con una Replicante, Rachel, que ignora al principio su propia condición de tal. Los Replicantes tiene tics que los descubren, y carecen de recuerdos de sus familiares y de su infancia, cuestión que los atormenta.
Este es el monologo cuando la vida de Deckard pende de la mano del último Replicante, que lo salva y entona su propia despedida:


I've seen things you people wouldn't believe.
Attack ships on fire
off the shoulder of Orion.
I've watched C-beams
glitter in the dark
near the Tannhäuser Gate.
All those moments
will be lost in time
like tears in the rain.

"Es toda una experiencia vivir con miedo, ¿verdad?.
Eso es lo que significa ser esclavo.
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais.
Atacar naves en llamas en el cielo de Orión.
Brillar Rayos C en la oscuridad,
cerca de la Puerta de Van Hauser.
Todos esos instantes se perderán en el tiempo,
como lágrimas en la lluvia.
Es hora de morir"

  
  Porque lo que queda al final es la cuestión de esas lágrimas en la lluvia. Para entonces el Replicante ya sabe porqué no quiere morir, y porqué no hay que matar. Porque cada vida es algo único, un tesoro de incalculable valor. Porque un hombre muerto se lleva con él toda la belleza de sus recuerdos. Ese monólogo es poesía, sin necesidad de describir detalladamente lo que vio entonces y quedó grabado en su memoria hasta su hora final, convirtiéndose en el sentido último de su vida, en la materia misma de su ser. Lo escuchamos hablar y descubrimos como esos fugaces momentos conmovieron y cincelaron su alma, hasta hacerlo un hombre, un Ser Humano. Un hombre que en su rebeldía contra su cruel destino y su esfuerzo por sobrevivir ha cometido crímenes, pero no mayores que los que cometen aquellos que lo crearon, esclavizaron y ahora lo cazan. Pero que, en última instancia, ha comprendido mejor que éstos el sentido de la Humanidad, su cualidad esencial, su infinita valía.
La capacidad para captar belleza en lo que debería serle indiferente. El deseo de permanecer vivo con sus recuerdos, consciente de que éstos morirán con él, y que él mismo en realidad no es más ni menos que esos recuerdos. El ansia de libertad. La rebeldía inútil frente al destino que lleva a los crímenes más crueles y a las obras más hermosas. La belleza y la crueldad de una vida cualquiera. La espesa trama de relaciones que estableció con otros semejantes. Todos los momentos y experiencias de esa vida que se le hizo cruelmente corta. Como espero que me parezca la mía cuando me llegue la hora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario