AMOR ANIMI ARBITRIO SUMITUR, NON PONITUR.
Elegimos amar, pero no podemos elegir dejar de amar.

Publio Sirio

SiempreConmigo...

martes, 23 de agosto de 2011

... empezar a olvidarte



Buscaba la forma de desaparecer por completo, pero en casa ya no encontraba lugar donde esconderme.


    Contaba los dedos de mis pies mientras observaba el suelo de madera, el reflejo de la luz que atravesaba el cristal llegaba como una ola hasta ellos...  Estaba muy cansada, incluso cansada de mi, de no dar ni un solo paso, de esos pasos definitivos, tan cansada de esperar que me había quedado incluso sin sueños...  así que me levanté, mandé a la mierdina mi plan perfecto para desaparecer y a una increíble velocidad que solo el amor o el miedo empujan a los seres humanos, dispuse lo necesario para ir a conocerle. Tenía que coger el vuelo al día siguiente muy temprano; ducha, depilación, pedicura, todo ello regado con música medio mágica y unas velas que me enciende Bruxina cuando apuesta por mi. Ropa interior guapa, Pumplelune, mi perfume personal de pomelo y más de lo necesario para pasar unos días.
    En mi caso, ambos me obligaron: el amor y el miedo. El que ya no sentía y el  que sentía cuando me atrevía a reflexionar. La distancia no sería un problema para conocernos, al menos. Debíamos vernos. Teníamos que encontrarnos. Y joder, sentirnos.
    

    Por fortuna nunca he sido cobarde. Cada ocasión en la que me vi vitalmente apurada, siempre supe, siempre tuve más valor del que realmente luego necesité. Me fue muy bien estos últimos cuarenta años. Pronto aprendí que los retos de la vida nos brindan  la posibilidad de disfrutarla o de renunciar a ella. Cada uno se arriesga o se penaliza a medida. Y su resultado final es directamenente proporcional a todo esto que te cuento.

    Dejé el coche en el aeropuerto, el sueño se volvía evidente bajo y en mis ojos. Mis vecinos de arriba, además de ser gente gris, discuten y gritan las pocas horas que pasan juntos: de noche siempre, claro. Me bebí un caféconlecheydosdeazucartempladoporfavor, tamaño amanecer y despertar. El camarero me miraba con bastante descaro. entonces recordé los juegos de la infancia... gana quien aguante mas tiempo la risa o la mirada... perdió el chaval. Cuando volvió a mirarme desde lejos, le guiñé un ojo, y me sonrió.
    Creo que fue en ese instante cuando se me olvidó que era una persona comprometida. No sé cómo me apaño pero soy incapaz de ponerme nerviosa hasta que no llega el verdadero momento... ¿nos abrazaríamos...? ¿nos besaríamos civilizadamente en la cara...? ¿nos quedaríamos quietos, inmóviles, sonriendo, en medio del aeropuerto cuando llegase...?

    Estoy convencida que la vida, igual que cualquier otra lucha, tiene trincheras en las que aguardar y defenderse del fuego enemigo. Pero también sé que no te puedes esconder dentro de tu cuerpo, dentro de tu alma medio maldita a veces, para siempre e irrevocablemente.

   
    .

    Miraba la tarjeta de embarque y mi carnet. Soy torpe para recordar el número del asiento, me siento ridícula, tan ágil para unas operaciones y tan incapaz para otras. Me pasaba la tarjeta de una mano a otra, sin dudar, que la vida suele tener otro lado maravilloso, y que la cordura de lo preestablecido no me había conseguido parar. Rumbo a otro país. diferente cielo, diferentes las gentes y el mar.

    Recuerdo que abrí el "País de las mujeres"... Partido de la Izquierda Erótica... mi vecino de sillón,en cuanto leyó las siglas -PIE- se volvió hacia mi exactamente igual q si hubiese visto a san pedro entre las nubes. Se apartó asustado, y me dejó libre el apoyabrazos que deberíamos compartir todo el trayecto. Una media hora después le vi fisgando de nuevo mis anotaciones y entonces escribí... " a ver si dejas de leer lo que escribo, y te lavas el sobaco cucando viajes en transporte colectivo que te canta el alerón, apestoso vecino de avión..." Inmediatamente tosió sin necesidad y se puso a leer una revista incomodo y nervioso. Siempre me ha gustado provocar a quien va por la vida provocando.

    " Definimos la felicidad como un estado donde las necesidades esenciales estén resueltas y donde el hombre y la mujer, en plena libertad, pueden escoger y tener la oportunidad de utilizar al máximo sus capacidades innatas y adquiridas en beneficio propio y de la sociedad.
    La propuesta del PIE no es una suma de planes económicos ni un listado de promesas, como el que acostumbran los partidos políticos que, por años, nos han venido ofreciendo el oro y el moro para después fallarnos. Nuestra propuesta es una reforma integral para cambiar la manera en que fuerzas económicas y sociales anteriores a nuestro tiempo organizaron nuestras vidas.   La propuesta del PIE tiene 6 aspectos fundamentales:
a. reformar el sistema democrático
b. reformar el mundo laboral para terminar la segregación familia-trabajo
c. reformar el sistema educativo
d. establecer un sistema de rendición de cuentas que garantice la transparencia en el manejo del capital y fondos publico
e. enfocar la productividad del país a lograr la autosuficiencia alimentaria y energética, y a la producción de dos productos básicos de exportación . flores y oxígeno
f. reformar el concepto y el sistema tributario para que responda a la idea de la responsabilidad que cada ciudadano tiene para con su país y con sus paisanos."  ( El país de las mujeres, Gioconda Belli)


    Mientras pensaba, como tantas veces hago, en palabras como felicidad, necesidad, estabilidad, pareja, soledad... entonces fue cuando me dormí (estrategia aprendida, supongo que para aburrirme y desconectar de puro aburrimiento...) Y desperté cuando habíamos aterrizado ya. Busqué el lavabo más cercano,me atusé el pelo rizado suelto, y me miré al espejo durante minutos : quizás lo que yo veía no fuese de su agrado. O quizás si.

Allí no había nadie. Confieso que sentí desasosiego durante segundos, pero en seguida se puso a funcionar la maquinaria optimista que algunos traemos de serie, y me acerqué a la única cafetería que había cerca. Y me escuché a mi misma . siéntate con la espalda recta, sonríe por si te está observando desde otro sitio, no juegues nerviosa revolviendo con la cucharilla ni enredes en el pelo descolocando cada rizo.

    Sentí urgencia de mirar hacia atrás.
Allí estábais quietos. Tienes un guaje muy guapin.
Sonreímos, nos acercamos sonriendo,nos abrazamos de verdad. Y nos besamos educadamente los tres. el ya me había besado con la mirada, y eso me resultó suficiente en aquel momento.
Se hizo el silencio.
En ese magnífico momento en el que todos los sentidos funcionan, pero el de la vista quizás más, y el sexto sentido a tope...

    Me habíais llevado bombones en una caja roja, y una conchas del mar. De aquel mar. Luego me diste un perfume y me pediste cortésmente que me lo pusiera esos días. En ese momento preciso supe que me harías daño si me quedaba contigo. Estaba segura. Recuerdo que días antes estaba segura de que podría enamorarme de ti.



    Del viaje de regreso recuerdo que el vecino de asiento parecía un clon del otro, que mala suerte la mía, y le volví a escribir en mis notas, también tosió y se fue a la mierdina, porque mi cara era un poema de pocos amigos.

    Le escribí una carta, que luego le mandé con mucho miedo. Nunca contestó tan abiertamente como yo lo hice. La verdad, ya daba igual. Decididamente no me quedaría a su lado, ni consentiría soñar con proyectos en común. Al menos en tiempo presente. Recordé que debía solucionar mi vida, mi pareja no funcionaba. Quizás eso era lo único realmente importante... y estaba contenta de haberme despertado, ya podía empezar a arreglar mi historia antes de empezar ninguna otra.


Antes de aterrizar repasé la lista de tareas que había hecho durante el vuelo sin escoba :
1. arreglar mi vida sentimental, si es que todavía me quedaba algo de ella
2. buscar la forma de volver a sonreír sin querer
3. olvidarme de él, de sus ojos azules, de su sonrisa contagiosa, de sus abrazos, y por supuesto de aquella niebla y de aquel mar


      
   
Cuando llegué a casa, aparqué la maleta en una esquina de nadie, mientras oía de nuevo discutir a los vecinos, decidí que el orden de tareas sería a la inversa.

Así que lo primero que hice aquella noche fue empezar a olvidarte.

Y llorar.
Un poco. Lo confieso.














2 comentarios:

  1. Genial. Precioso. Yes la hostia BB!!! Gracias!

    ResponderEliminar
  2. lo que es genial es tenerte AHI detrás SIEMPRE !!! gx a ti ;-)

    ResponderEliminar