AMOR ANIMI ARBITRIO SUMITUR, NON PONITUR.
Elegimos amar, pero no podemos elegir dejar de amar.

Publio Sirio

SiempreConmigo...

martes, 26 de julio de 2011

TRISTEZA


No se lo que ocurrió primero, si la tristeza o el circo.

Soy enano y soy payaso.
Me gano la vida viéndote reír como lo que eres: un minúsculo insensato y cruel. Mis piernas miden lo justo para no poder andar en bicicleta, pero hago reír a los demás mejor que tú. Y no tengo signo zodiacal, porque no sé cuando nací.


Yo no sonrío jamás.
Por las noches, a pesar de la soledad, pienso en ellos y eso me ayuda a no llorar. Enciendo un cigarro barato y pienso en el sufrimiento de los animales que tu vienes a ver, el encierro a perpetuidad que es el circo, la soledad, el castigo, la condena de la muerte en vida. Y tú, que tienes piernas largas, pagas por verlo, convirtiéndolo en eterno.
De pequeño ya tenía mal humor. Una noche lluviosa me abandonaron al lado de los elefantes. Durante varios días, sobreviví entre la paja y la mierda, acariciado por la trompa de una de ellas, sin llorar. Hasta que me encontraron, dicen que nadie se sorprendió, y aquí estoy. Encarcelado en este cuerpo de payaso desde entonces, animal de peajes, novias baratas y falsos horizontes.
Solamente me hundo en la tristeza cuando, cada tarde, me traes a tus niños al circo. Entonces me siento mucho más grande que tú, y así de este modo, sin poder evitarlo, me lío y enciendo otro cigarro y me alejo silbando hacia las jaulas, con mis diminutas manos cerradas en un pequeño puño en los bolsillos.

Tengo mucho que aprender de ellos, todavía.
Y tú, más.

2 comentarios:

  1. Sí, es un rasgo de vida, que marca la estatura.

    ResponderEliminar
  2. La soledad también es un rasgo de vida, que marca, mucho más, creo yo...

    ResponderEliminar